Home arrow Areas de Conducta arrow Nuestros roles Sociales
lunes, 25 de septiembre de 2017
 
 
Nuestros roles Sociales PDF Imprimir E-Mail

El rol Social abarca la pertenencia a grupos, instituciones pero también los vínculos con amigos: su desempeño exitoso requiere contar con buena autoestima y habilidades sociales para manejarnos con los demás.

Image

Estas últimas se incluyen en la Inteligencia Interpersonal (Gardner, 1983). Hemos incluído sus 10 principales componentes en el CAIM (Cuestionario de Autoevaluación de las Inteligencias Múltiples, Kertész, 2007).



Importancia del rol Social según las edades y el Ciclo de Vida

De 0 a 3 años

Predominan los vínculos familiares

Entre 3 y 6

Al ingresar al jardín / preescolar, surge el rol de Amistad, cuyo éxito suele depender de los mensajes y aprendizajes previos en la familia. Los padres son también modelos en cuanto a sus amistades o la carencia de las mismas.

De 6 a 13

Cobra mayor importancia, al descender el tiempo de interacción con la familia y aumentar las horas de clase. La pertenencia a grupos deportivos o religiosos.

De 13 a 21

Es fundamental y suele preceder al rol de Pareja. Cuando se asume este último, los amigos tienen habitualmente el papel de confidentes y asesores.

De 21 en adelante

Completa nuestro repertorio de roles y es deseable que se integre armònicamente con los restantes. En la tercera y cuartas edades puede compensar en parte la pérdida de la pareja, la jubilación o la carencia de familiares cercanos, o bien representar una placentera forma de compartir el tiempo con parejas amigas y actuando en instituciones.

Reflexiones sobre la amistad



El Dr. Eric Berne, creador del Análisis Transaccional, dijo: “Cuanto antes tengas nuevos amigos, antes tendrás viejos amigos”. Muchas personas no tienen un solo amigo. No saben cómo conseguirlos. No aprendieron a hacerlo de chicos, ni recibieron aliento familiar para lograrlo. O los pierden rápidamente ante los menores desacuerdos. Necesitan, primordialmente, una buena autoestima. Si no, ¿Qué piensan que tienen para dar, y qué esperan recibir?

Algunos saben ganar dinero, pero no siempre esto se acompaña de atractivos como amigo, por lo cual se rodean de aduladores, amistades de “plástico”.

Las habilidades sociales (o competencias, como se tiende a llamarlas actualmente) no son congénitas. Se aprenden en la familia y el colegio, principalmente.... o no. Pero nunca es tarde para incorporarlas. Sus premios justifican grandemente su adquisición, para cualquier situación donde se interactúe con otras personas.

En la sociedad tecnológica y globalizada actual, con la creciente tendencia a reducir la verticalidad de mandos en las organizaciones y la formación de equipos de trabajo horizontales, es indispensable intercambiar eficazmente.

Las principales habilidades son: comunicación efectiva, incluyendo la escucha empàtica... liderazgo... conducción de reuniones... percibir y responder a las emociones propias y ajenas adecuadamente... negociar flexiblemente.... mediar en conflictos... el buen humor... mediar y negociar... defender nuestros derechos asertivamente.... Más abajo presentamos un listado de las principales capacidades deseables para iniciar y mantener relaciones amistosas. En cuanto a las mismas, no existe una escuela de psicología más apropiada, por lo clara y amena, que el Análisis Transaccional, para estos fines. Entre ellos, la formación de una red de amigos. Siempre es preferible que sea “de carne y hueso” en lugar de entes invisibles del Internet, con interminables chats sin contactos humanos reales.

Y, ¿Conviene que una pareja de novios o matrimonio tenga parejas como amigos, o bien tener cada uno amigos por su lado? La respuesta es flexible. Pero no siempre ambos miembros son compatibles para otra pareja.

Hay afinidades por sexo y también pueden surgir seducciones, competencia, envidia. Todo esto es posible, pero es preferible evitarlo con una buena selección y puesta de límites adecuados.

Existe la amistad entre un hombre y una mujer, o se termina invariablemente en la cama?

Creemos que sí, que no es indispensable entrar en una relación sexual en todos los casos. Todos los posibles vínculos de la pareja (ver: "Nuestro rol de pareja") excepto los de amor y sexo, están presentes en el rol de amigos, aunque el amor aquí es reemplazado por diversos grados de afecto.

Lo que sí suele ser necesario para una amistad a largo plazo, es un nivel cultural y económico similar. De otro modo, tanto los intereses como las actividades compartidas tienden a resentirse. Recomendamos además elegir amigos que compartan actividades como deportes, hobbies, intereses culturales, religiosos, sociales, políticos o comunitarios. El tiempo es limitado y asi desempeñamos dos roles al mismo tiempo. Inversamente, estas actividades promueven las relaciones dentro de las cuales podemos elegir a quiénes acercarnos y profundizar. Muchos relatan tener muchos conocidos pero pocos o ningún amigo, porque “no se puede confiar en la gente”. Esta es una sobregeneralizaciòn que abarca a todo el género humano, a partir de algunas experiencias decepcionantes.

Al carecer de una red social apropiada, algunos padres se aferran a sus hijos. Impidiendo que éstos a su vez construyan un entorno ajustado a su edad. Es cierto que “¿Un hijo es el mejor amigo?” Realmente, ¿Un hijo elegiría libremente a un amigo 30 años mayor? Padre a hijos pueden mantener excelentes relaciones, pero enriquecidas en cada generación por personas de edades similares. Además, los amigos y sus padres proveen modelos que complementan a los de la propia familia.

Y, ¿Es conveniente generar negocios y sociedades con amigos? Por qué no, si fuera mutuamente beneficioso? A la inversa, también surgen amistades a partir del trabajo compartido. Para ampliar el tema, consultar el libro “El Placer de Aprender”, IPPEM, 1993, capítulo sobre “Amigos”.



Bibliografía

• Carnegie, Dale: ”How to win friends and influence people”. Simon & Schuster, Nueva York, 1981.

• Kertész, Roberto: “El Placer de Aprender”. IPPEM, Buenos Aires, 1993.

• Kertész, Roberto y Kertész, Adrián: “Plan de Vida”. IPPEM, Buenos Aires, 1994.

• Kertész, Roberto , Atalaya, Clara y Kertész, Adrián: “Análisis Transaccional Integrado” (capitulo sobre Inteligencias Múltiples) Ed. IPPEM, 3ra. edición, 2003.

• Kertész, Roberto: CAIM (Cuestionario de Autoevaluación de Inteligencias Múltiples), Versión II, publicación interna de la Universidad de Flores, agosto de 2004.

• Lazarus, Arnold A.: “Terapia Multimodal”. IPPEM, Buenos Aires, 1983 .

• Rubin, Lilian B.: “Just friends. The role of friendship in our lives. ”Harper & Row, Nueva York, 1986.

 
< Anterior   Siguiente >
Diagrama
Boletín IPPEM
Suscríbase grátis

Nombre
E-Mail
Suscribir
Remover


 
Top!
Top!