Home arrow Psicoterapia arrow ¿Quiénes necesitan psicoterapia?
jueves, 18 de enero de 2018
 
 
¿Quiénes necesitan psicoterapia? PDF Imprimir E-Mail
Aunque existen algunas excepciones. Ante estímulos muy repentinos, peligrosos , podemos sentir directamente con el sistema lìmbico del cerebro, sede de las emociones, sin pasar antes por la corteza cerebral con la cual Pensamos y formamos imágenes , tanto visuales como auditivas, olfativas, gustativas, y táctiles.

¿Ud. sabía que ante un estìmulo o evento en alrededor del 95% de los casos, piensa o forma una imágen antes de sentir o hacer algo?

Curiosamente, poca gente sabe esto, y por ello cree que los eventos externos u otras personas les “hacen sentir” bien o mal, y comportarse de ciertas formas. Sin embargo, el filòsofo Epìcteto describió hace unos 2000 años que no es el evento o la situación, sino cómo la percibe cada uno lo que va a determinar lo que sintamos y hagamos.

Otras Formas de Neurosis

Fóbica
Debido a alguna experiencia traumática, se generan inconcientemente escenas amedrentantes de futuro (asfixiarse en un lugar cerrado, desmayarse en la calle, ser burlado en un grupo), lo cual produce ansiedad, se evitan posibles situaciones molestas y se autorreduce la libertad al evitarse situaciones ansiógenas. A veces las fobias tienen funciones sociales, como en el caso de los niños que así pueden huir de un colegio que les asusta, o una mujer con tendencias suicidas no se atreve a manejar vehículos y de paso logra controlar a su esposo, para que la transporte a todas partes.

De conversión o histérica
Como se experimentó, generalmente en la familia, que la expresión de emociones auténticas y la comunicación verbal de temas prohibidos no es aceptada, el individuo aprende a “decirlo con su cuerpo”. Por ejemplo, en vez de negarse a ir a un lugar desagradable, se paraliza las piernas, o se desmaya ante una discusión.

Obsesivo - Compulsiva
Se repiten ideas ilógicas continuamente sin poder detenerlas, aunque el paciente suele saber que no son reales. Por ejemplo: “Si no piso las baldosas en los bordes, va a pasar algo malo”. Entonces, produce conductas que obedecen a esas ideas: en este caso, camina marcando los bordes con los pies. O mira numerosas veces bajo la cama por si hay un asaltante.

Hipocondríaca
Otro término obsoleto, su raíz griega significa “debajo de las costillas”.Consiste en creencias erróneas de temores a estar enfermo. Muchos de estos pacientes no pudieron estudiar Medicina y con sus síntomas se mantienen constantemente en ambientes médicos. Por otra parte, frustran a los distintos especialistas, que “no les encuentran lo que tienen”.

Otro tipo de trastornos son los PSICOSOMÁTICOS, en los cuales se conjuga la respuesta crónica de stress (principalmente debido a las emociones de ansiedad y rabia) con tendencias genéticas a la afección. Consideramos que sería muy beneficioso que los médicos clínicos y los diversos especialistas reciban alguna formación en psicoterapia para que, además de medicar a estos pacientes, les ayuden a generar estilos de vida más sanos y creativos, porque sería impracticable que deriven a todos estos casos a psicólogos y psiquiatras. El enseñarles técnicas para al automanejo del stress, los enfermos podrían reducir o suprimir su síntomas. (ver Kertész y Kerman, El manejo del stress, 1985)

TENDENCIA GENETICA
+
STRESS CRONICO
=
AFECCION PSICOSOMATICA

No tenemos cifras ciertas de su incidencia, pero estimamos que afectan por lo menos a otro 20- 30%. De 100 consultas a médicos, aproximadamente la mitad consiste en problemas puramente psicológicos aunque se tengan síntomas funcionales ( sin lesiones orgánicas): otro 25% consiste en afecciones psicosomáticas y el restante 25% en enfermedades orgánicas, infecciones o traumatismos—los cuales también tienen su repercusión afectiva.

Otra categoría de alteraciones psíquicas es constituida por los llamados: TRANSTORNOS DE LA PERSONALIDAD, PSICOPATIAS Y SOCIOPATIAS

Mientras que en las neurosis, la parte Adulta del paciente sabe que sus pensamientos y conductas son inadecuadas pero no puede evitarlos “con la voluntad” y hasta se autocritica fuertemente por los mismos, en los Trastornos de la personalidad no existe dicha autocritica. Sus conductas suelen ser llamadas en la jerga psiquiátrica “ego- sintónicas”, por estar en sintonía con la propia identidad y marco de referencia ante al mundo.
Son difíciles de tratar, justamente por no reconocer su responsabilidad en sus dificultades, principalmente interpersonales. Conforman entre el 5 y el 10% de la población.

Siguen ahora las PSICOSIS, definidas comúnmente como casos de "locura”, con pérdida del juicio de realidad, ideas delirantes, alucinaciones, comportamientos descontrolados. Las principales son la ESQUIZOFRENIA (0,8% de la población) y las PSICOSIS MANIACO-DEPRESIVAS Y DEPRESIVAS, aproximadamente con igual porcentaje.

De modo que alrededor del 2% de la población está psicótica. ¡¡En Argentina equivaldría a unas 700.000 personas!! La probable respuesta es que mientras sus conductas no sean de alto riesgo, son toleradas u ocultadas por sus contextos sociales, y calificados como “raros” . Cuántas están en tratamiento o internadas? Existen sólo unas 30.000 camas psiquiátricas.
Existen diferentes teorías en cuanto a su génesis, que fluctúan entre las puramente genéticas y bioquímicas y en otro extremo, las de aprendizaje psicosocial, según la cual es la familia la que enloquece a estos pacientes, desde luego, involuntariamente. En nuestra experiencia en hospitales psiquiátricos como el Borda y el Moyano, y policlínicos como el Rawson, Penna, Español, Ramos Mejía, Piñero, hemos constatado pautas de comunicación inadecuadas entre los padres y otros familiares y estos pacientes, lo cual no excluye la posibilidad de alguna tendencia genética. Esto es similar a lo que ocurre con los trastornos psicosomáticos.
Gracias a la aparición de los psicofármacos modernos en 1951, estos cuadros han podido ser tratados en lo bioquímico con buenos resultados, si bien no suele ocurrir lo mismo en cuanto al componente psicosocial. Relativamente pocas familias aceptan la psicoterapia familiar conjunta y debido a esto, el sistema social del paciente perpetúa sus síntomas, con el consiguiente sufrimiento de todos sus integrantes. Corrientes como la Terapia familiar sistémica (Haley y Hoffman, 1967) y la Reparentalización (Schiff, 1970) pueden ser consultadas.

Por último, nos referiremos brevemente a las ADICCIONES, entre las cuales sólo el alcoholismo afecta al 5% de la población y a individuos cada vez más jóvenes. La siguen en frecuencia la marihuana y la cocaina, consumidas por lo menos por otro 5% en forma crónica. Las campañas oficiales y la represión no han logrado los resultados deseados. Por eso probablemente lo más efectivo es apuntar a la prevención, en el seno de la familia y en los colegios.

Nuestros estudios en estas afecciones desde la década del 60 han demostrado que las variables más importantes en las familias son:

• Los modelos de rol en cuanto a cuidado de la salud. Un padre o madre obeso, fumador o adicto al juego,constituye un posible modelo para el consumo de otras sustancias adictivas (Berne, 1964).

• La comunicación efectiva “ganar- ganar”. Cuando falta es reemplazada por peleas, violencia o aislamiento. • La libre expresión y aceptación de las emociones auténticas (gozo, afecto, miedo, rabia y tristeza).

• El intercambio de reconocimientos sociales y afecto (“caricias” positivas, en el lenguaje del Análisis Transaccional).

Los grupos familiares pueden ser capacitados en estos aspectos, y serian asi la mejor forma de prevenir y mitigar este flagelo de la sociedad. Nuevamente hacemos hincapié en el modelo psico-educativo.


 
< Anterior   Siguiente >
Boletín IPPEM
Suscríbase grátis

Nombre
E-Mail
Suscribir
Remover
Items Relacionados


 
Top!
Top!